En tan solo tres semanas unas 17 millones de personas han perdido sus empleos en los Estados Unidos, como consecuencia de la paralización de ciertas actividades debido a la pandemia de coronavirus.

Tan solo la semana pasada más de seis millones y medio de personas solicitaron formalmente el subsidio por desempleo, según lo informó el Departamento del Trabajo de los Estados Unidos.

Estas cifras superan las estimaciones de los analistas, quienes avizoraban números muy inferiores a los reales. Por primera vez en meses la economía del país norteamericano deja de crecer.

Recientemente el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que la recesión que experimentará la economía mundial será la más severa que se conozca desde la depresión de 1930.