La justicia ecuatoriana condenó al ex presidente, Rafael Correa, a ocho años de prisión al ser hallado culpable del delito de cohecho en el marco de una investigación que se inició en su contra, por haber sido parte de un esquema de sobornos junto a sus más cercanos colaboradores.

Además de la sentencia, Correa quedó inhabilitado para participar en la vida política de su país por los próximos 25 años.

La decisión, que fue a dada a conocer hoy, la emitió el Tribunal Penal de la Corte Nacional de Justicia, integrado por Iván León, Iván Saquicela y Marco Rodríguez.

El juez a cargo de la investigación informó que se comprobó la estructura de pagos ilícitos a nivel jerárquico, la figura de mayor preponderancia en este esquema era Correa, seguido por Jorge Glas.

Junto a Correa se dictó sentencia a otros funcionarios que estaban implicados en estas irregularidades.