El Papa Francisco ofreció este domingo la tradicional misa de Domingo de Ramos en una Basílica de San Pedro vacía, el servicio fue retransmitido en streaming para que los fieles y católicos pudieran verlo.

Por lo general miles de personas colmaban la Basílica y la Plaza de San Pedro en una fecha como esta que marca el inicio de la Semana Santa, sin embargo; en esta ocasión fue distinto por el avance que ha tenido la pandemia de coronavirus en Italia donde se ha registrado más de 15 muertes.

El Papa resaltó la necesidad de vivir para servir , sobre todo en estos tiempos tan difíciles que vive la humanidad. Como verdaderos héroes calificó el sumo pontífice quienes adoptan este modo de vida.

Francisco hizo un llamado a los feligreses a tomar en serio el drama que vive el mundo entero y a valorar las cosas que verdaderamente tiene significado. “Contactemos con el que sufre, el que está solo y necesitado”, dijo el Papa en su sermón.

Se espera que las actividades propias de la Semana Mayor en El Vaticano se lleven a cabo sin grandes concentraciones de personas.