Nicaragua es un hervidero de rumores después de que el presidente Daniel Ortega apareciera por última vez en los medios de comunicación el pasado 12 de marzo, desde esa fecha más nunca se le ha visto en público ni en apariciones televisadas.

En medio de la pandemia de coronavirus que afecta al mundo entero y, que hasta la fecha, ha dejado en Nicaragua a cinco contagiados y un fallecido, ha sido Rosario Murillo, vicepresidente y esposa de Ortega, quien ha ejercido la vocería oficial al respecto.

Se esperaba que Ortega asistiera al funeral del diputado Jacinto Suárez, con quien mantuvo una sólida amistad, pero tampoco se le vio en el velatorio.

La desaparición de Ortega de la vida pública ha generado todo tipo de especulaciones en la sociedad de Nicaragua, donde se especula que podría haber fallecido o se encuentra aislado en un lugar secreto.