La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió que las sanciones impuestas a diversos países sean reevaluadas de manera urgente, con el fin de facilitar la lucha contra la expansión del coronavirus y evitar que esta situación repercuta negativamente en la salud de las personas.

“Es fundamental que se evite el colapso de los sistemas sanitarios nacionales, habida cuenta de la explosiva repercusión que eso podría tener en términos de muerte, sufrimiento y ampliación del contagio”, dijo Bachelet. 

A criterio de la Alta Comisionada, en países como Cuba, la República Popular Democrática de Corea, Myanmar, Venezuela y Zimbabwe, se podría agravar la situación debido a las sanciones económicas que pesan sobre estas naciones.

Bachelet llamó a la unidad de los líderes mundiales en esta lucha con la pandemia y dijo que la solidaridad es fundamental en estos tiempos, a la par que resaltó la importancia de cuidar la salud de todo el personal médico que atiende a miles de personas infectadas.