El presidente francés, Emmanuel Macron, habló ayer en una cadena televisiva, anunciando una serie de medidas para frenar la propagación del coronavirus.

Macron amplió los pasos ya tomados para luchar “una guerra sanitaria” contra la pandemia del COVID-19, ordenando cierres de fronteras, suspensión del tráfico aéreo, restricciones más estrictas a los movimientos y sanciones a quienes lo infrinjan. A demás de suspender el cobro de facturas de agua, luz, gas, alquileres, aparte de comprometerse ayudar a las empresas que estén en riesgo de quiebra producto de la pandemia.