El gobierno argentino anunció hoy el cierre de sus fronteras y la suspensión de clases en todos los niveles durante 15 días para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

El anuncio fue realizado por el presidente Alberto Fernández, quien señaló que se debe “hacer todo lo posible para minimizar la circulación del virus” en el país, donde se han reportado 45 casos, dos de ellos mortales.

“Estamos luchando contra un enemigo invisible, que de repente anida en uno de nosotros y nos convierte en portadores del enemigo. Tenemos que tener conciencia de que el virus nos puede atacar a nosotros y nosotros podemos dañar a otros”, afirmó Fernández en conferencia de prensa en la residencia presidencial en Buenos Aires.