La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, actualizó de manera oral su informe sobre la situación de Venezuela y resaltó que su oficina sigue recibiendo denuncias de tratos crueles, inhumanos o degradantes en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar en Caracas (DGCIM).

Bachelet dijo que desde el 05 de enero la fuerzas de seguridad han dificultado el acceso de los diputados a la sede de la Asamblea Nacional. Lamentó la detención del diputado Gilbert Caro a finales de 2019 y la de su asistente Víctor Ugas.

“Mi oficina también documentó agresiones a periodistas sin que la fuerzas de seguridad hicieran algo para evitarlo”, informó Bachelet a la par que destacó que el 11 de febrero fueron agredidos trabajadores de la prensa que cubrían la llegada de Juan Guaidó al país.

“Las agresiones suelen estar acompañadas de una retórica que estigmatiza, expone y desacredita a las víctimas y justifica la violencia”, destacó la Alta Comisionada.