Los funcionarios policiales en Venezuela denuncian que las condiciones en la que trabajan no son las adecuadas. La infraestructura de los módulos policiales, calabozos y la dotación de equipos son deficientes en la enorme mayoría de los cuerpos policiales del país.

A esta dura realidad se le suman los bajos salarios, que no permiten a los efectivos de seguridad y a sus familias tener un buen nivel de vida y acceder a los servicios y productos alimenticios básicos.

Recientemente funcionarios de Polimaturín, denunciaron que los módulos policiales habilitados por la alcaldía de esa entidad no cuentan con las medidas mínimas de seguridad y que el personal no tiene patrullas disponibles ni radio transmisores.

En un país como Venezuela, que registra los índices de violencia e inseguridad más altos de la región, se hace urgente que se invierta y fortalezca la infraestructura de los cuerpos de seguridad del Estado.

Fotos cortesía @RCamachoVzla