El informe anual de 2019 de Amnistía Internacional denuncia las respuesta inadecuadas de parte de la comunidad internacional para atender la grave situación que vive Venezuela, la cual se ha posicionado como la mayor crisis migratoria de América Latina.

Marcos Gómez, director de Amnistía Internacional Venezuela, dijo que “la combinación de la falta de medicamentos y comida, sumada a la propagación de enfermedades prevenibles que no son tratadas a tiempo, es una fórmula que mata y obliga a las personas a huir de la grave crisis instalada en Venezuela. Esta emergencia requiere una respuesta contundente de actores humanitarios que tenga un alcance total para la población más vulnerable”.

Amnistía destacó en su informe la represión por parte de los cuerpos policiales de la que son víctimas los venezolanos que alzaron sus voces en señal de protestas, ante las precarias condiciones de vida que hunden en la pobreza a más del 80% de la población.

“Los Estados receptores deben mostrarse solidarios con el drama que viven los migrantes venezolanos, por ello es urgente que detengan toda política xenófoba que le cause más sufrimiento a las personas que salen de Venezuela para sobrevivir”, señaló Gómez.

Lee el informe completo aquí: https://www.amnesty.org/es/documents/amr01/1353/2020/es/