El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia lamentó que en el informe anual de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) se ignore la solidez de su democracia y no se reconozcan los progresos nacionales en materia de derechos políticos, económicos, sociales y culturales.

Para hoy se tiene previsto que en Ginebra el gobierno colombiano fije su posición respecto a la presentación de este informe, el cual han catalogado como poco integral y actualizado, sin un enfouqe a construir sobre la base de un diagnóstico objetivo e imparcial de logros y retos existentes.

La Cancillería considera que el informe no refleja los avances de la política de paz y la implementación de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, que con visión de largo plazo viene generando resultados en la estabilización de los territorios más afectados por violencia y pobreza, derechos de las víctimas y otros temas.

Colombia destacó que el informe genera en la comunidad internacional apreciaciones sesgadas sobre el compromiso del país en este tema.