El inicio del Festival Internacional de Viña del Mar este domingo en Chile, estuvo marcado por intensas protestas de manifestantes que con piedras y palos y llegaron a los alrededores de la Quinta Vergara y causaron destrozos en este lugar que es la sede emblemática del evento.

Tras la ola de protestas, hubo cancelaciones de artistas que tenían previsto presentarse, mientras que la Policía desplegó un fuerte operativo de seguridad y replegó a los manifestantes con bombas lacrimógenas.

Además de los daños causados a la Quinta Vergara, varios locales comerciales se vieron afectados por la acción de los manifestantes, quienes al verse rodeados por las fuerzas de seguridad, decidieron arremeter y saquear otros inmuebles, incluido el lujoso Hotel O’Higgins donde se hospedan artistas que llegaron a Chile para presentarse en Viña.