Reunidos en Ottawa, Canadá, los ministros de Relaciones Exteriores de los países integrantes de Grupo de Lima abordaron nuevamente la situación de Venezuela y resaltaron la necesidad de la celebración de elecciones verdaderamente libres en el país.

Al encuentro asistieron además, Ecuador y República Dominicana como países observadores, y se sumaron los nuevos miembros Bolivia y Haití. Como anfitrión, el ministro de exteriores de Canadá, Francois-Philippe Champagne, reafirmó su apoyo a Guaidó como presidente encargado y dejó clara la posición de su gobierno que considera a Maduro como ilegítimo.

Champagne responsabilizó a Maduro por el éxodo de millones de venezolanos y por el creciente deterioro que sufre Venezuela, a la par que alentó a los presentes a redoblar esfuerzos para recuperar la democracia en ese país.

“El mundo nos mira y espera un liderazgo de nosotros”, dijo el Canciller.