Dicha lista fue creada en el 2017, después del descubrimiento de muchas compañías y personas naturales que evadían impuestos. Actualmente los ministros de finanzas de la Unión Europea añadieron a lista a: Panamá, las Seychelles, las Islas Caimán y Palaos.

Panamá representa el caso más emblemático, ya que en diciembre de 2017, la UE la había sumado a la lista negra, sin embargo, tras compromisos por parte del gobierno panameño, lo trasladó a la “lista gris”, de la que salió en marzo de 2019.

Ahora tras no lograr “al menos” la calificación de “Conforme en gran medida” del Foro Global sobre la Transparencia  Fiscal  de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos, regresa a la lista negra.