El presidente electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, giró instrucciones para que no fuesen invitados representantes del Poder Ejecutivo de Cuba, Nicaragua y Venezuela a su toma de posesión, que se llevará a cabo en la ciudad de Montevideo el próximo primero de marzo.

Lacalle Pou, que llega al poder para acabar con 15 años de gobiernos de izquierda en Uruguay, aseguró que en su mandato se abrirán las puertas a los migrantes que estén siendo expulsados de sus países debido a la precaria situación que viven, haciendo referencia a Venezuela y Cuba.

Esta medida busca atraer a extranjeros jóvenes que lleguen a Uruguay, con el fin de hacer frente al envejecimiento de la población de ese país. Lacalle Pou y su equipo se encuentran evaluando la posibilidad de invitar a Bolivia a la toma de posesión, país que atraviesa una crisis institucional luego de la renuncia de Evo Morales.

Para la toma de posesión del flamante presidente uruguayo ya han sido invitados varios mandatarios, entre los que destacan Jair Bolsonaro de Brasil y Alberto Fernández de Argentina, quienes aprovecharán la ocasión para sostener un primer encuentro formal.