El canciller de Argentina, Felipe Solá, aseguró que el gobierno de su país no es favorable a Nicolás Maduro y que apoyan la democracia.

Estas declaraciones las ofreció en el marco de su encuentro con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en el Palacio de Planalto. La reunión entre Bolsonaro y Solá, supone el inicio del acercamiento entre ambos países, luego de que Alberto Fernández fuese electo como presidente.

Según el Canciller de Argentina, Jair Bolsonaro le propuso que se coordinara una reunión con Alberto Fernández el próximo primero de marzo en Uruguay, fecha en la que ambos mandatarios coincidirán durante la juramentación de Luis Lacalle Pou.

El gobierno de Bolsonaro ha sido uno de los más críticos hacia Nicolás Maduro y la precaria situación que vive Venezuela, además fue una de las voces que lamentó la elección de Fernández como presidente de Argentina.

Desde entonces, la tensión y la expectativa ha prevalecido en torno a las relaciones entre ambos países, que tienen una larga historia como socios comerciales estratégicos en la región.

Por su parte, Felipe Solá ha sido una de las figuras del gobierno de Alberto Fernández que ha dicho que su país permanecerá en el Grupo de Lima y que ha manifestado su desacuerdo con las acciones de Maduro, sin embargo; la sombra del kirchnerismo representado en la vicepresidente Cristina Fernández, pareciera impedir que Argentina asuma una posición más frontal con Venezuela.

Los movimientos de Alberto Fernández y su gabinete han sido dados con mucha cautela, en aras de buscar que su política internacional no interfiera con las relaciones comerciales que tienen con países de la región que rechazan categóricamente a Maduro.