La justicia en Argentina dejó sin efecto los pedidos de prisión preventiva que pesaban sobre la vicepresidente, Cristina Kirchner, quien es investigada en varias causas por presuntos hechos de corrupción en la obra pública.

La decisión se basa en que no existen riesgos de fuga ni de entorpecimiento en la investigación de la cual aún es objeto la vicepresidente. La orden de prisión preventiva fue emanada en el pasado, por el fallecido juez Claudio Bonadio, pero nunca pudo ser ejecutada puesto que Kirchner estaba amparada por fueros legislativos.

Con esta resolución de la justicia la Vicepresidente ya no cuenta con ninguna medida restrictiva de libertad.