Según el Diario Miami Herald, la diputada venezolana, Tamara Adrián, habría estado involucrada en hechos de corrupción y malversación de fondos de unos 4.500 millones dólares de PDVSA.

La participación de Adrián en este esquema de corrupción, habría sido convalidar la legalidad de las operaciones entre privados y PDVSA, con el fin de malversar fondos públicos amparados en el control cambiario que en año 2012 regía en Venezuela.

Ante las acusaciones, Adrián explicó a través de su cuenta en Twitter que: “A comienzos de 2012 un cliente solicitó nuestra opinión estrictamente jurídica, como abogada en ejercicio, sobre la legalidad de un contrato a ser firmado por ese cliente con PDVSA, y, particularmente sobre el tema cambiario”.

“Se nos preguntó si el pago en moneda extranjera de obligaciones asumidas por PDVSA en bolívares estaría o no en contravención con el ordenamiento cambiario y legal, siempre que tal pago generase ganancias claras para PDVSA”, prosiguió explicando la parlamentaria.

Adrián publicó que: “Tomando en consideración la legislación vigente en esa época expresé que, sometido al cumplimiento de las condiciones y requisitos explicados en la misma, el pago así hecho no estaba en contravención con el ordenamiento jurídico cambiario y legal de ese momento”

“Esta opinión estaba calificada y ponderada legalmente por los condicionamientos allí expresados, que condicionaban su validez. Y el ámbito de esta opinión estaba relacionado con el contrato que me fue sometido”, posteó Adrián.

En ese orden de ideas, resaltó que “Nunca estuve involucrada ni en la negociación directa del contrato ni en su ejecución práctica. Otros abogados, incluyendo la Consultoría Jurídica de PDVSA y firmas privadas, confirmaron esta opinión jurídica y la legalidad de la operación que me fue consultada”.

Continuó explicando que: “Desafortunadamente para el país, el haber hecho notar la legalidad de estas operaciones, abrió los apetitos indebidos de los bolichicos y otros especímenes iguales, y la puerta a la creación de un monstruo de Frankenstein, en cuya creación, por supuesto, no tuve incidencia”.

“Así, los hijastros de Maduro, los llamados bolichicos y el Sr. Gorrín, entre otros encontraron en la brecha observada en mi opinión el germen de un medio para drenar recursos de PDVSA para enriquecerse. Y potenciaron estas operaciones por varios años”, sentenció.