El Senado estadounidense, de mayoría republicana, absolvió al presidente Donald Trump de todos los cargos de los que se le acusaba y que pudieron haberlo llevado a un juicio político.

A Trump se le imputaba abuso de poder por presiones a Ucrania y obstrucción al Congreso, sin embargo; ninguno de estos señalamientos contó con los votos suficientes para hacer la acusación formal.

En el caso de abuso de poder, 52 votos fueron para la opción “no culpable”, mientras que 48 lo determinaron “culpable”. En lo que respecta a la obstrucción al Congreso 53 legisladores resolvieron que Trump era “no culpable” y 47 “culpable”.

La Casa Blanco celebró esta decisión y Donald Trump informó que mañana dará una conferencia de prensa para hablar al respecto.