40.500 hectáreas serán sustituidas voluntariamente por el Programa Nacional de Sustitución de Cultivos Ilícitos “PNIS”, esto con la finalidad de consolidar una alternativa viable para combatir el avance ilegal de la producción de coca. Fue creado por el Gobierno con el decreto 896 de mayo de 2017, conformo con el acuerdo de Paz.

99,097 familias campesinas aceptaron el reto de erradicar la plantación de coca para sembrar productos lícitos.   Sin embargo, el programa es costoso ya que las familias que firmaron el acuerdo con PNIS cuentan con 5 beneficios que van dirigidos a su seguridad económica. Durante el primer año reciben $1 millón mensual como asistencia alimentaria inmediata; además, cuentan con seguridad alimentaria de hasta $1,8 millones para huertas caseras; durante ocho meses cuentan con asistencia técnica valorada aproximadamente en $1 millón; más un proyecto productivo de ciclo corto hasta por $9 millones y otro de ciclo largo hasta por $10 millones.

Hasta el momento, 38.525 familias han recibido los pagos correspondientes a los 12 meses, ahora están en la implementación de los proyectos productivos para terminar su tránsito a la legalidad.

FUENTE: ElColombiano