“No encubrimos a nadie”, así lo afirmó el monseñor Mario Moronta durante una entrevista con el periodista Vladimir Villegas, a propósito del caso del sacerdote asesinado en Táchira por un adolescente que aseguró que era abusado sexualmente y, por dicha razón, cometió el crimen.

Como se recordará, el pasado 21 de enero el cura Jesús Manuel Rondón fue hallado muerto y por este hecho fue detenido un adolescente de 17 años, que confesó que Rondón lo mantenía amenazado si lo denunciaba por abuso sexual.

Ante este atroz hecho, Tareck William Saab, cuestionó la permisividad de la Iglesia ante los casos de pederastia, declaración que fue rechazada enfáticamente por Moronta y por la Conferencia Episcopal Venezolana.

Moronta destacó que cuando en la Iglesia se reciben denuncias por estos casos, de inmediato se notifica al Vaticano y se procede a alejar al cura denunciado de niños y adolescentes. Además se le prohíbe dar misa y comunión mientras se investigan los hechos, razón por la cual fue enfático al asegurar, que nunca tratan de hacer pasar desapercibidos hechos como este.

Se pudo conocer que el sacerdote Rondón también abusaba del hermano menor del adolescente que lo asesinó y, sobré él, pesaban ya varias denuncias por abuso sexual de años anteriores.