Por haber sido atendida en un quirófano contaminado, Kenny Chirinos Ocariz falleció días después de dar a luz a una niña en el Hospital Militar Carlos Arvelo de Caracas.

Sus familiares, que claman justicia y piden que el equipo médico que atendió a Kenny Chirinos asuma sus responsabilidades, relatan que el pasado 04 de enero nació sin ningún contratiempo Alena Sofía Maiquetía Chirinos, sin embargo; días después comenzaron las complicaciones.

Kenny Chirinos se quejaba de fuertes dolores de cabeza y al consultar a los médicos le recomendaron tomar “café y chocolate”, al ver que transcurrirían los días y su estado de salud empeoraba, los médicos decidieron hacerle una tomografía craneal de urgencia.

La paciente fue internada en cuidados intensivos bajo el diagnóstico de meningitis. La ginecobstetra que le practicó la cesárea le informó a sus familiares, que probablemente el quirófano y el kit médico con el que se atendió a Chirinos estaba contaminado.

Luego de varios exámenes y estudios se determinó que Kenny Chirinos contrajo la bacteria “serratia”, especie que se propaga en ambientes hospitalarios. El pasado 20 de enero Chirinos falleció a causa de una “falla multiorgánica ocasionada por meningitis por serratia”, según detalla su acta de defunción.

Desde entonces, sus familiares reclaman que los médicos que la atendieron y las autoridades del Hospital Militar de Caracas, se sometan a la justicia y asuman sus responsabilidades, a la par que difunden este caso para que ninguna familia pase por la misma situación.