Anthony Todt, un fisioterapeuta de 44 años estadounidense, confesó haber matado a su esposa Megan, de 42 años, y sus hijos Alek, Tyler y Zoe (de 13, 11 y 4 años, respectivamente).

El hombre confeso haber cometido los asesinatos en la comunidad desarrollada por Disney World al lado de los parques temáticos de Florida, según informó la policía el miércoles.

El lunes, la policía encontró los cadáveres en la casa de los Todt, pero no identificó a la familia hasta este miércoles.

La familia estaban desaparecidos al menos desde el 6 de enero y amigos y familiares habían abierto un grupo de Facebook para buscarlos y compartir información.