Durante la presentación de su Memoria y Cuenta ante la asamblea nacional constituyente, Nicolás Maduro aseguró que 2019 fue el año en el que “la derecha venezolana sobrepasó los límites y se arrodilló ante las órdenes de Estados Unidos”.

Recordando los eventos más impactantes del año pasado, Maduro felicitó a los venezolanos, que a su juicio, resistieron los embates de los apagones y las constantes fallas eléctricas que fueron producto de una “sabotaje” de los Estados Unidos.

Junto a Maduro, estuvieron en el presidio del Palacio Federal Legislativo, Diosdado Cabello, Tibisay Lucena, Maikel Moreno y Tareck William Saab, el resto de los asistentes fueron los integrantes de la asamblea nacional constituyente y ministros.

El fallido levantamiento militar del pasado 30 de abril en el que Leopoldo López salió en libertad en complicidad con agentes del Sebin, también fue recordado por Maduro y calificado como un “total fracaso”.

Con respecto al tema electoral, Maduro dijo que está dispuesto a invitar a misiones de observación internacional de todo el mundo para que sean testigos de cómo se desarrollarán las próximas elecciones parlamentarias. Rechazó la posible presencia de Luis Almagro o cualquier comisión de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Como primordial catalogo la protección de los más vulnerables de la “guerra económica”, para lo que siguió ofreciendo los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) y el carnet de la Patria. Aseguró que en 2019 se entregaron 120 millones de cajas de Clap, cifra que parece insuficiente, ante las constantes quejas de sus beneficiarios.

Durante su ponencia, Maduro decretó que la gasolina de aviones para vuelos internacionales y los servicios que ofrece del Estado que se cobran en divisas ahora se cobrarán en Petros.