La escasez de gasolina en Venezuela ha generado la proliferación de mafias que se dedican al contrabando de combustible, una actividad que ya forma parte de la cotidianidad sobre todo en los estado fronterizos.

Son kilométricas las colas que los conductores venezolanos deben hacer para poder abastecerse y, en ellas, se arriesgan a ser víctimas de la delincuencia.

En el estado Zulia y otros estados del país, vándalos encapuchados improvisan alcabalas donde detienen a los conductores y los obligan a extraer gasolina de sus vehículos para dejarlos circular, de negarse, estos delincuentes amenazan con romper los vidrios del auto.

La violencia también se ha apoderado de las estaciones de servicio, dónde en más de una ocasión, los ciudadanos desesperados por obtener un poco de combustible se han ido a las manos con el fin de hacerse con la gasolina.

Venezuela es el país que cuenta con una de las reservas más grandes de petróleo del mundo, irónicamente la gasolina es una de productos de consumo masivo que más escasea. Aunque su precio es irrisorio, los ciudadanos aseguran que el combustible venezolano es el más costoso del mundo debido al gran sacrificio que hay que hacer para obtenerlo.