El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró a periodistas en la Casa Blanca que su gobierno no ha cambiado su política en contra de Nicolás Maduro y que tienen una buena estrategia para acorralarlo.

“Creo que estamos haciendo un buen trabajo”, aseguró Trump sin dar mayores detalles de las próximas acciones que emprenderá Washington, que fue uno de los primeros gobiernos en apoyar el liderazgo de Juan Guaidó.

Más temprano Mike Pompeo, secretario de Estado del país norteamericano, se había pronunciado a favor de una transición negociada que permitiera salir a Venezuela de la crisis en la que está sumergida.

Pompeo es partidario de un gobierno interino que organice elecciones libres, confiables y transparentes.