Luego del polémico manotazo que el Papa Francisco le diera una mujer que de manera eufórica lo intentó abrazar, el Sumo Pontífice volvió a ser noticia la decirle a una monja: “Te beso, pero tú tranquila. No me muerdas”.

Esto ocurrió en el pasillo central del aula Paulo VI, donde feligreses esperaban al Papa para saludarlo.

Una monja mostró sus intenciones de saludar a la máxima autoridad de la Iglesia católica, a lo que Francisco accedió con esa condición.

Video cortesía ActualidadRT

Foto cortesía