El ataque con misiles a una base estadounidense en Irak esta semana, es solo el comienzo de la “dura venganza” que prometió Irán contra Estados Unidos tras el asesinato de Qasem Soleimani en un bombardeo en Bagdag.

Así lo aseguró el cuerpo militar iraní en un comunicado en el que advirtió al país norteamericano que retiré a sus militares de territorios cercanos para evitar más muertes, a la par resaltaron que cualquier acción que emprendan desde Estados Unidos recibirán una respuesta aplastante y dolorosa.

Por su parte, el líder iraní Alí Jamenei destacó que el lanzamiento de misiles es solo una “bofetada” que forma parte de su plan de venganza y que el objetivo es acabar con la presencia estadounidense en la región por completo.

Jamenei también dijo que Irán no busca la guerra, pero que ante este tipo de acciones siempre se defenderán.

Foto Cortesía AP: Vahid Salemi