Lo que inició como un cuento de hadas, hoy ha tenido un final inesperado. Los todavía Duques de Sussex decidieron abandonar los compromisos con la corona.

Luego del matrimonio de Meghan Markle y el Principe Harry, comenzaron muchos rumores de desacuerdos entre la Reina Isabel, el príncipe William y los Duques, dando a entender que nada iba bien. Al parecer los rumores eran ciertos.

Luego de meses en el que se comentaba el distanciamiento entre Harry y su hermano el príncipe William, heredero de la corona, ahora anuncia su retiro junto a su esposa como miembros “mayores” de la Familia Real.

“Después de muchos meses de reflexión y discusiones internas, hemos elegido hacer una transición este año para comenzar a forjar un nuevo papel progresivo dentro de esta institución. Tenemos la intención de dar un paso atrás como miembros “mayores” de la Familia Real y trabajar para ser financieramente independientes, sin dejar de apoyar plenamente a Su Majestad la Reina. Es con su aliento, particularmente en los últimos años, que nos sentimos preparados para hacer este ajuste. Ahora planeamos equilibrar nuestro tiempo entre el Reino Unido y Norte América, continuando honrando nuestro deber hacia su majestad La Reina, la Commonwealth y nuestros patrocinios. Este equilibrio geográfico nos permitirá criar a nuestro hijo con una apreciación de la tradición real en la que nació, al tiempo que brinda a nuestra familia el espacio para centrarse en el próximo capítulo, incluido el lanzamiento de nuestra nueva entidad caritativa. Esperamos compartir los detalles completos de este emocionante próximo paso a su debido tiempo, mientras continuamos colaborando con Su Majestad la Reina, El Príncipe de Gales, El Duque de Cambridge y todas las partes relevantes. Hasta entonces, acepte nuestro más sincero agradecimiento por su continuo apoyo”, El duque y la duquesa de Sussex.

Por su parte la Duquesa comento, que no se encontraba bien, habló de la gran dificultad que ha tenido a la adaptación a la realeza y confesó sentirse muy vulnerable, sobre todo tras dar la bienvenida a su primer hijo, el pequeño Archie Harrison, que nació el pasado mes de mayo.

Los Duques estarían con esto renunciando a su sueldo y a los beneficios de la realeza para ser económicamente independientes.