Más de 50 muertos y 200 heridos fue el resultado de una estampida que se generó en el funeral de del líder de la Guardia Revolucionaria , Qasem Soleimani en la ciudad de Kerám, según informó la televisión pública.

Tras este incidente las autoridades iraníes han aplazado el entierro de Soleimani. Este hecho enluta una vez más a los iraníes quienes han expresado su repudio por el fallecimiento de una de las autoridades más importantes de su país.

Soleimani murió en Bagdag en un ataque de cuatro cohetes perpetrado por los Estados Unidos.

Foto Cortesía