Pablo Iglesias rompió en llanto cuando Pedro Sánchez asumió la presidencia de España, con una estrecha mayoría de 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones en el Congreso.

En esta segunda votación para que Sánchez lograra la investidura, fue clave la abstención de de partidos como País Vasco y de Cataluña, EH Bildu y ERC.

Tras los resultados, Pablo Iglesias lloró de la emoción pues esto le permitirá asumir como vicepresidente del país, mientras que en el Congreso los asistentes eufóricos celebraban al grito de “Sí se puede”.

Con Sánchez en la presidencia, España vivirá su primer gobierno de coalición con el apoyo más ajustado en el Congreso.

Foto Cortesía: Juan Carlos Hidalgo / EFE