Los cuerpos sin vida de dos pastores evangélicos fueron hallados por su hijo la madrugada del pasado primero de enero dentro de su vivienda en San Fernando de Apure.

Las víctimas fueron identificadas como Alexander Antonio Hernández Higuera, de 56 años, y  Carmen Pastora Ojeda Rodríguez, de 63 años.

Se pudo conocer que el hombre recibió ocho puñaladas en el pecho, mientras que su esposa presentaba heridas en los senos, abdomen, pecho y garganta.

Por el hecho aún no hay ningún detenido y el caso se encuentra en manos del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Foto Cortesía – Referencial