Como protesta por los bombardeos de Estados Unidos a Irak un grupo de manifestantes entró por la fuerza a la Embajada Americana en Bagdad.

El asalto se produjo luego de que el domingo murieran una veintena de combatientes iraquies.

El primer ministro iraquí, Adel Abdel Mahdi, condenó la actuación de los manifestantes y dijo que “las fuerzas de su país prohibirán cualquier ataque a una representación diplomática”.

Bagdad informó que convocaría al embajador estadounidense, que de momento se encuentra fuera de ese país, y Washington acusó a Irak de no brindar protección a sus soldados y diplomáticos.

Foto Cortesía