En su tradicional misa de este 25 de diciembre, el Papa Francisco pidió esperanza para América Latina y aliento para el pueblo venezolano que vive una severa crisis política, social y económica.

Durante su discurso, pronunciado en el balcón de la Logia central de la basílica de San Pedro, el Papa dedicó parte de su mensaje a reflexionar acerca de las injusticias y conflictos que afectan al mundo.

Francisco resaltó entre sus peticiones, la resolución de los conflictos en Venezuela y para que al país no “le falte el aliento que necesita”.

Dijo además que en el mundo existen gobiernos que no han conseguido llevar orden y paz a sus naciones y abogó por el diálogo como herramienta para solventar conflictos.

El Papa recordó también los conflictos en Siria, Libano e Irak.

Foto Cortesía