El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un desembolso de 498 millones de dólares, como parte de un segundo pago tras el acuerdo alcanzado en febrero pasado con este país.

A juicio del FMI “las autoridades ecuatorianas han continuado avanzando en el fortalecimiento de la posición fiscal y externa del país con el propósito de proteger el crecimiento que favorezca a los pobres y resguardar el gasto social”.

Este desembolso, se otorga luego de haberse calmado las intensas protestas que sacudieron al país por las medidas de eliminación del subsidio a los combustibles que había tomado el gobierno de Lenín Moreno.