Nicolás Maduro anunció que se activaron ordenes judiciales para arrestar a los responsables de lo que denominó una “conjura sangrienta” que estaría liderada por Juan Guaidó y Leopoldo López.

Como se recordará, días atrás Jorge Rodríguez habría anunciado que líderes de Voluntad Popular y parlamentarios de la oposición estarían orquestando un plan con ayuda de Colombia, para tomar el Cuartel General Gran Mariscal Sucre y el Comando 53 de la Guardia Nacional Bolivariana en el estado Sucre.

Maduro se descargó contra Leopoldo López y dijo que “es un monstruo fascista, psicópata, que ha estado 20 años detrás de todos los hechos golpistas.. Lleva la violencia en la sangre, es un enfermo mental de la violencia y un ladrón además”.

Agregó que con este plan desestabilizador buscaban provocar “un baño de sangre militar, popular y ensombrecer y bañar de sangre las navidades y las festividades del pueblo de Venezuela en este 2019”.