Las acusaciones del gobierno de los Estados Unidos que aseguran que Venezuela y Cuba principalmente estarían detrás de las manifestaciones que recientemente han sacudido a la región, fueron rechazadas en la XVII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP.

La cumbre, realizada este fin de semana en La Habana – Cuba, fue encabezada por Miguel Díaz-Canel, Daniel Ortega y Nicolás Maduro.

Además de rechazar las acusaciones de Washington, durante la cumbre se acordó impulsar el intercambio y la cooperación mutua, desde preceptos como la solidaridad, complementariedad y la libertad económica y comercial, satisfacer las necesidades de los pueblos, como parte de las aspiraciones de independencia definitiva en la región ante, lo que los asistentes consideran, “las continuas amenazas de hegemonías imperiales que pretenden socavar la paz, el desarrollo y la soberanía de países suramericanos”.