La condición para recibir a Evo Morales, ex presidente de Bolivia, en Argentina fue la de no hacer comentarios o proselitismo político, según lo informó el canciller de ese país, Felipe Solá.

Sin embargo Morales aprovechó su cuenta en Twitter para arremeter contra el gobierno interino de Bolivia y escribió: “El gobierno de facto de Añez, Camacho y Mesa pretende volver al pasado. Hablan de privatizar y entregar nuestras empresas estratégicas a las transnacionales. Están preparando el retorno del FMI. El pueblo boliviano junto al #ProcesoDeCambio luchó por recuperar nuestros RRNN”.

De momento las autoridades argentinas no se han pronunciado al respecto y no han sido claras si la prohibición de hacer comentarios políticos también incluyen las redes sociales.