Mauricio Claver-Carone, enviado especial del gobierno de Trump a la toma de posesión de Alberto Fernádez como presidente de Argentina, abandonó el país antes de lo pautado e incluso no asistió a la juramentación en el Congreso.

La decisión, según se pudo conocer a través del diario Clarín, se tomó porque las nuevas autoridades no notificaron a la Casa Blanca de la presencia de Jorge Rodríguez, funcionario chavista sancionado y con prohibición de viajar a un grupo de países que ejercen presión para sacar a Maduro del poder.

Claver- Carone aseguró al diario Clarín, que la intención del gobierno de Estados Unidos es ayudar a Argentina a solucionar sus problemas económicos, fortalecer su democracia y lograr la estabilidad, sin embargo; cuestionó la invitación a estos funcionarios que son responsables de la crisis que actualmente vive Venezuela y que Estados Unidos desconoce como autoridades.

El funcionario estadounidense criticó la simpatía de Fernández con dirigentes políticos como Evo Morales, Nicolás Maduro y Rafael Correa.