Mauricio Macri, presidente saliente de Argentina, se despide de la Casa Rosada con un acto que reunió a miles de personas en la Plaza de Mayo este sábado.

Junto a figuras claves de su gobierno como Miguel Ángel Pichetto, compañero de fórmula electoral, María Eugenia Vidal, gobernadora de la provincia de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, entre otros, Macri aseguró sentir tristeza por no poder continuar trabajando en las reformas que necesita el país.

El Presidente aseguró que Alberto Fernández encontrará una oposición constructiva y no destructiva, a la par que agradeció el apoyo de todo el equipo que lo acompañó y a su esposa, Juliana Awada, que también estuvo presente en la concentración.

Macri confesó que estos años de gobierno fueron mucho más difíciles de lo que imaginó. “Hasta pronto, porque esto recién comienza. Los amo con locura”, finalizó.