El gobierno interino de Bolivia reveló presuntos nexos de Pedro Carvajalino y Oswaldo Rivero con narcoguerrilleros vinculados a las protestas que se desataron en ese país luego de la renuncia de Evo Morales.

El teniente coronel Óscar Gutiérrez, director de la Fuerza Especial de Lucha contra el crimen de Santa Cruz, aseguró en una rueda de prensa que Carvajalino habría ingresado a Bolivia el pasado 13 de octubre en un vuelo desde Venezuela, en el que también arribó un miembro activo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Facundo Molares Schoenfeld.

Gutiérrez aseguró que el ingreso de esta personas al país tuvo fines desestabilizadores, a la par que agregó que entregará todas las pruebas que tiene recabadas a Colombia, Perú y Chile, pues a su juicio, desde Venezuela se promueve la desestabilización de los gobiernos democráticos de la región.