Luego de que el ex embajador de Colombia, Humberto Calderón Berti, admitiera que existieron irregularidades en el manejo de recursos asignados para los militares exiliados en Colombia, el gobierno de Juan Guaidó, a través de una nota de prensa, aseguró que tienen toda la  voluntad en que las autoridades correspondientes investiguen hasta las últimas consecuencias el conocido “Caso Cúcuta”.

En ese mismo orden de ideas, afirmaron que en respeto a las instituciones, esperarán por los resultados de la Fiscalía colombiana con la seguridad de que su conclusión será respetada.

Como se recordará, Humberto Calderón Berti fue destituido de su cargo como embajador de Venezuela en Colombia y el día de hoy reveló algunas irregularidades que se cometieron con el manejo de recursos económicos destinados a atender a los militares en el exilio.

Foto Cortesía