El representante especial de Estados Unidos para los asuntos de Venezuela, Elliott Abrams, aseguró que se están comenzando a tener pruebas que vinculan a La Habana y a Caracas con las manifestaciones que recientemente han surgido en diversos países en Sudamérica.

Abrams destacó que a través de redes sociales y otros recursos, desde Cuba y Venezuela, se alentaron las manifestaciones en países de la región. Acusó al gobierno de La Habana de organizar las manifestaciones que se dieron en contra de la presidente interina de Bolivia, Jeanine Áñez.

Finalmente, el Representante Especial de Estados Unidos para los Asuntos de Venezuela, enfatizó que siguen de cerca lo que venezolanos y cubanos están haciendo en el Sur del continente.