Keiko Fujimori salió en libertad por una orden emitida por el Tribunal Constitucional de Perú.

La líder del partido Fuerza Popular cumplía prisión preventiva y enfrenta una investigación por sobornos recibidos de parte de la empresa Odebrecht que superan el millón de dólares.

Fujimori se encontraba arrestada desde el pasado mes de noviembre de 2018 y siempre ha negado los cargos que se le imputan, sin embargo; han habido confesiones de empresarios que aseguran haberle pagado grandes sumas de dinero para su campaña.