Porsche obtuvo un balance positivo en su debut en el Campeonato de Fórmula E ABB FIA, el primer certamen de monoplazas totalmente eléctricos. El piloto oficial André Lotterer (Alemania) logró un gran segundo puesto en la carrera del viernes. La segunda prueba del Diriyah E-Prix, disputada el sábado, sirvió para seguir adquiriendo valiosos conocimientos. “Estamos delante. El ritmo está ahí y podemos seguir avanzando”, comentaba Michael Steiner, miembro del Consejo de Dirección de Porsche AG como responsable de Investigación y Desarrollo.

Después del podio alcanzado el día anterior, Lotterer cruzó la línea de meta en sexto lugar en la segunda carrera celebrada en este circuito de 2,494 kilómetros que se encuentra a las afueras de Riad, la capital de Arabia Saudí. La distancia con el ganador, Alexander Sims (Alemania, BMW), fue de poco más de tres segundos. Desafortunadamente, tras la conclusión de la prueba fue penalizado por adelantar al comienzo de una fase de coche de seguridad. Lotterer no vio las banderas amarillas y pasó a un rival con problemas técnicos mientras éstas ondeaban. Por este motivo, el alemán, que había salido desde el décimo puesto de la parrilla, terminó 14º. Su compañero de equipo, Neel Jani (Suiza), ascendió cinco posiciones y terminó 13º después de arrancar en la decimoctava plaza de la parrilla.

Lotterer estuvo los dos días entre los cinco mejores pilotos de la votación hecha por los aficionados a través del fanboost de la Fórmula E, un sistema que premia con un extra de potencia puntual a quienes figuren en ese reducido grupo de elegidos. Gracias a esto, el piloto de Porsche tuvo 100 kJ de energía adicional en cada carrera.