La presidente interina de Bolivia, Jeanine Áñez, firmó la ley que permitirá convocar cuanto antes nuevas elecciones presidenciales en el país y de esta forma porner fin a la crisis que se desencadenó desde el pasado 20 de octubre y que terminó con la renuncia de Evo Morales.

El pasado sábado desde las dos cámaras del Senado se había aprobado por unanimidad el instrumento legal y lo que se esperaba era la firma de la Presidente Interina.

Se tiene previsto que el nuevo proceso electoral se celebre a comienzos del 2020.