Nuevas revelaciones se generaron en el caso del Lava Jato en Perú con la confesión de Dionisio Romero, presidente del grupo empresarial Credicorp, quien aseguró que entre los años 2010 y 2011 se hicieron aportes de unos 3,65 millones de dólares para el financiamiento de la campaña presidencial de Keiko Fujimori.

Romero declaró en un interrogatorio llevado a cabo por los investigadores del caso, en el mismo admintió que los aportes fueron para Fuerza 2011 y se materializaron en diferentes momentos del proceso electoral de la época.