Durante su primera aparición pública el pasado domingo luego de haber salido de la cárcel, el expresidente de Brasil, Lula da Silva, aseguró que se mantendrá en la lucha por los más necesitados de su país.

Las declaraciones las hizo en la localidad de Recife en el Festival Lula Libre, primer acto multitudinario convocado por el líder el Partido de los Trabajadores, quien aseguró que ve un Brasil cada vez más destruido por el gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro.