A través de un contacto telefónico, Nicolás Maduro, se dirigió a sus seguidores que este sábado marcharon hasta las inmediaciones del Palacio de Miraflores y rechazó los actos de violencia que se registraron en Bolivia y que dejaron como saldo 6 personas fallecidas y decenas de heridos.

Maduro cuestionó la posición de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michell Bachelet, quien a su juicio ha mostrado poco interés con lo que viene sucediendo en Bolivia.

Agregó que en Venezuela no habrá un golpe de Estado, pues a su criterio, el pueblo quiere paz. “Los fascistas aquí en Venezuela pretenden que se imponga una dictadura, eso nunca va a suceder”.