La inseguridad sigue siendo una de las bestias indomables para el gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, cuya imagen va en detrimento según un sondeo publicado este viernes.

La muerte de tres mujeres y seis niños mormones en el estado de Sonora y la liberación del hijo del Chapo Guzmán han dejado muy debilitada la imagen del gobierno que hasta ahora no ha sido capaz de transmitir a la ciudadanía que tiene el control de la inseguridad que azota al país.

Más del 20 por ciento de los encuestados en este sondeo opina que López Obrador no ha sido acertado con sus políticas para controlar la delincuencia, el crimen organizado y el narcotráfico.